No es impresión tuya: en 2016 han muerto más famosos que nunca

“Que se vaya ya el 2016”, “otro más que cae en 2016”, “¿quién queda por morir en 2016?”. Seguro que has leído en repetidas ocasiones estas angustiosasexpresiones en tus redes sociales cada vez que un famoso fallecía -hace unas horas, sin ir más lejos, nos enterábamos de la muerte de Debbie Reynolds (‘Cantando bajo al lluvia‘), madre de la también recién fallecida Carrie Fisher.

Sí, al ser humano le encanta el drama y la exageración, pero esta vez puede que tenga hasta razón: el 2016 ha sido un año especialmente mortífero en el mundo del espectáculo. Así lo han demostrado en la BBC, donde tras observar que los primeros meses del año estaban siendo algo revueltos, decidieron comparar los obituarios publicados de celebridades de lo que llevaban en 2016 con los registrados en las mismas fechas desde el 2012 en adelante.

Como puedes ver en la gráfica, efectivamente el 2016 fue especialmente letal, y en comparación por ejemplo con 2015, la publicación de obituarios había sido el doble entre los meses de enero y abril (incluido). Respecto al 2012, por ejemplo, el número se multiplicó por cinco.

El resto del año, sin embargo, no fue tan fatal como muchos puedan creer. La proporción, por suerte, no se mantuvo, de forma que los fallecimientos tendieron a normalizarse a partir de abril llegando a ser incluso menos frecuentes que en 2015. La culpa por tanto de que asociemos el 2016 con un año especialmente trágico en el mundo de las celebridades y famoseo es por el despunte que se sufrió en los tres primeros meses del año.

El encargado de realizar este macabro conteo, Nick Serpell, editor de obituarios de la BBC, incluso tiene su propia explicación de este aumento, indicando, entre otros factores, que en estos momentos “estamos a medio siglo del momento en que florecieron la televisión y la cultura pop”, con el consiguiente despunte de figuras destacadas que ahora llegan a edades más delicadas. El pronóstico para los próximos años por tanto no es muy alentador. Esperemos al menos que el 2017 nos de una pequeña tregua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *